Mi primera media maratón de Valdepeñas

Una de arena.

Buenas, hoy os contaré cómo viví mi primera carrera de 21 km en la Ciudad del Vino.

El Domingo, día de la carrera recuerdas los entrenamientos previos realizados por las bellas rutas del Moral: Porrejón (menuda subidita), Peñalba, al río Jabalón. Ciertamente, el término de tu pueblo y el de tus compañeros (Alberto, Fran, Javi, Juanma, Carlos y otros tantos que me dejo en el tintero) es el mejor campo de entrenamiento al aire libre. Por mi parte, anhelaba iniciarme en las Carreras Populares de nuestra provincia y, ¿de qué manera? Pues con una prueba de tal calibre, aunque sin olvidar que el deporte es el tándem: diversión y salud, salud y diversión. Por ambas razones, me apunté al circuito y al presente club de Atletismo del cuál estoy orgulloso.

El inicio de carrera fue lento pero seguro, me ubiqué al final junto con Manuel y el resto de corredores para pronto separarnos y emprender por mi cuenta esta trepidante aventura. Todo un camino por delante, zancada a zancada localicé al corredor de 2h durante los primeros kilometros; para atrapar al de 1h 15 min y, finalmente, acoplarme al de 1h 50 min. Un auténtico placer rodar con este señor sobre el asfalto, así como  con el resto de corredores. El sprint final fue el colofón a una pequeña gesta personal. En resumidas cuentas, el apoyo prestado por todos tanto participantes como no fue esencial.

Al finalizar la carrera, terminé con los pies despellejados y caminaba a paso tortuga pero mereció la pena. Sí, realmente el esfuerzo llevado a cabo durante 1 hora, 50 minutos y 9 segundos resultó más que satisfactorio.

Un saludo por parte de Roge, el pupilo.

 

 

 

5 comentarios de Mi primera media maratón de Valdepeñas

Deje una contestación